El debut de temporada de Universitario el sábado pasado fue especial. Al margen del resultado –ajustada caída ante San Ignacio, 30 a 18-, cinco jugadores de la división 2000 tuvieron su debut absoluto en el plantel superior. Bautista Tejerina, Sebastián Adorisio, Manuel Demarchi, Juan Bruno y Gianfranco Sassano tuvieron sus minutos de estreno en el Clasificatorio del Regional Pampeano “A”. En diálogo con la web de “Uni”, los chicos coincidieron plenamente: “fue un sueño cumplido”. 

Una camada en la que el club tiene mucha fe, y que viene dejando su huella: subcampeones en M15, campeones en M16, campeones del Regional Pampeano M17 y Copa de Oro M17, y campeones de la Unión de Rugby de Mar del Plata en M19.

Adorisio, capitán de la M19 durante 2018, expresó: “La verdad que fue un sueño cumplido, más allá del partido que puede ser el primero de muchos, el sentirse parte es mucho más lindo. La relación con la gente del plantel superior es muy buena y te hacen sentir cómodo desde el primer momento. Al principio era muy raro porque te toca entrenar con referentes del club que mirabas siempre como ejemplos o con entrenadores que te tocaron a lo largo de juveniles o infantiles, pero con el tiempo sos uno mas de todos y no te das cuenta”, contó.

El exLiceo Naval analizó: “Como significado le doy todo, uno hace grandes esfuerzos por llegar a donde está y es lindo que lleguen los reconocimientos. Y si encima te toca compartirlo con amigos es el doble de bueno. Es una división muy sacrificada la nuestra, siempre se entrenó mucho y también el club le puso muchas fichas. Hoy en día todo eso está dando sus frutos”.

Por su parte, Juan Bruno es uno de los “históricos” de la 2000. Y en esta charla, manifestó: “Es un sueño cumplido jugar en el plantel superior de tu club, y encima con amigos que compartís cancha desde los 6 años. Es algo único e inolvidable, el sueño de todo pibe de club”. El pilar derecho agregó: “También tuvimos la suerte de poder jugar con chicos que hace un par años eran nuestros entrenadores de juveniles, que nos conocen desde chicos y nos apoyaron desde el primer momento, es algo muy lindo. Ahora toca disfrutar y seguir entrenando más duro todavía.”

Gianfranco Sassano llegó a Universitario en 2013. El pilar también contó su vivencia en el debut: “Jugar en la primera de tu club, es el sueño de todo chico que juega a este deporte. En nuestro caso tuvimos la suerte de poder hacerlo “temprano” de alguna manera y con amigos, lo que tiene un sabor agregado.” Al margen de la felicidad, lejos de conformarse, “Gian” va por más: “La verdad que si bien es un objetivo cumplido, no nos conformamos , queremos hacerlo de la mejor manera”.

Manuel Demarchi, al igual que Bruno, está desde los 6 años en Universitario. En esta nota, contó sus sensaciones del debut: “Fue algo muy emocionante, algo que veníamos soñando hace años. Sin dudas el debut no lo voy a olvidar nunca, y creo que el hecho de estar los cinco juntos en primera es algo increíble”. El tercera línea mira hacia atrás para tomar dimensión de lo vivido ante San Ignacio: “me acuerdo como si fuese ayer, estar jugando en las infantiles. Pasó muy rápido todo. Ahora hay que disfrutarlo y seguir metiéndole. El club es como mi casa”.

Bautista Tejerina había tenido unos minutos en el cierre de 2018, pero el sábado debutó como titular. Un apellido ligado siempre al club que continúa renovándose: “La verdad que estoy muy contento por el debut. Poder jugar con la primera es un sueño cumplido, desde hace mucho estoy en el club y siempre estuve alentando a la primera, y ahora poder jugar con ellos es una alegría enorme”. “Bauti” agregó: “Espero que los resultados acompañen por el laburo que estamos haciendo, que es muy duro”.

Por último, Sebastián Adorisio quiso dejarle un mensaje a los chicos de Universitario, respecto a los valores y el esfuerzo: “Vivan el club, que es lo más lindo de todo. Entrénense, jueguen, formen grupo, diviértanse con amigos que al final es lo más satisfactorio que hay. No existe otra cosa igual y son los recuerdos y amigos que te vas a llevar por el resto de la vida y lo digo yo, que sólo viví un poco de todo lo que me queda. Y si alguna vez les toca jugar en primera dejen todo que es el desafío mas grande que les toca para devolverle aunque sea algo de todo lo que recibieron del club”.

Son cinco jugadores que durante años se formaron y trabajaron con compromiso y dedicación. Hoy, Univeristario les da el merecido espacio en el plantel superior. En el futuro, serán más jóvenes. Con los colores de “Uni” pegados al pecho, marcando el camino de una historia que comenzó hace 58 años.

A %d blogueros les gusta esto: