Daniel Hourcade finalizó este jueves su tercera visita en pocos meses a Universitario. El exhead coach de Los Pumas, desde octubre se convirtió en asesor del rugby del club, que busca dar un salto de calidad en su estructura y en la mejora individual y colectiva de sus equipos en todas las divisiones. Antes de emprender su viaje de regreso, charló con la web de “Uni” sobre los objetivos de su trabajo, el diagnóstico realizado, y los próximos pasos. “Uni me dijo que quiere hacer un click, y para eso primero tenemos que empezar a caminar”, sostuvo, entre los entrenamientos de M15, M16 y M17 por la tarde, y el Plantel superior en la noche.

Para Universitario es un lujo el asesoramiento de Hourcade. Nacido en San Miguel de Tucumán hace 60 años, cosas del destino, su carrera como medio scrum la realizó integramente en otro Universitario, el de su ciudad natal (1979-1992). También allí comenzó como entrenador (1993-2001), antes de dar el salto a nivel internacional: Argentina M21 y Seven (2001-2004), Selección de Portugal, donde dirigió en el Mundial de 2007, además de pasar por Grupo Esportivo Direito; Francia (Stade Rouennais, 2008-2009), Pampas XV y su llegada a Los Pumas en reemplazo de Santiago Phelan. En el elenco nacional estuvo entre 2013 y 2018. Obtuvo un histórico cuarto puesto en el Mundial de Inglaterra 2015 (derrota con Australia en semis). Y además consiguió en 2015 la primera victoria en la historia ante los Springboks de Sudáfrica: 37-25 en la ciudad de Durban, por la tercera por la tercera y última fecha del Championship. Actualmente, “Huevo” lidera el fortalecimiento de los planes y estructuras de alto rendimiento de Sudamérica, con todos los países de la región.

-¿Qué balance hace de sus tres visitas presenciales a Universitario, en el comienzo de este asesoramiento?

-Bueno, en octubre cuando vine la primera vez fue conocer al club, su gente, comenzar a interiorizarme de su estructura y me llevé una buena impresión. Ya en la segunda, para diciembre, fue charlar con entrenadores y jugadores. Y en esta tercera visita, con la pretemporada a pleno con todas las divisiones, es como ver la realidad. Nos encontramos con un escenario que ya preveíamos que sería así. Hay que trabajar mucho, hay muchas falencias en la acción individual, de las destrezas, tanto en juveniles como en seniors. Y hay que trabajar mucho, para eso hay que mejorar y trabajar sobre los entrenadores.

“No hay dudas que iremos dando pasos hacia adelante con esta calidad humana y la parte actitudinal que tienen todos en Uni”. 

-¿Qué lo tentó del club para encarar este proyecto?

Lo más importante de todo, es la calidad humana que hay en Uni, que es impecable. Y buena gente. Y cuando hay voluntad y son inteligentes, todo lo demás se aprende y se hace. Así que el desafío para mí es grandísimo, igual que para todos. No hay dudas que iremos dando pasos hacia adelante con esta calidad humana, voluntad, una parte actitudinal que tienen todos. ¿Las falencias? Listo. Hay que trabajarlas. Llevarán más o menos tiempo, pero no tengo dudas que se irán dando pasos hacia adelante.

-Sos un entrenador de prestigio, y a muchos puede llamarles la atención que hayas aceptado este desafío en un club amateur. ¿Por qué le dijiste que sí a Universitario?

-Porque yo siempre estuve más del 90 % de mi vida del otro lado del mostrador. Y cuando yo entrenaba a mi club, nunca tuve esto. Nunca tuve a alguien que me dijera ´no vayas por acá, andá por allá´. Que me hiciera una corrección, una devolución, que me ayudara. Y me parece fundamental. Yo creo que tuve la suerte de haber transitado tantas cosas, en distintos niveles, bajísimos, medios, muy buenos, y uno va adquiriendo experiencia. Y si uno decidiera llevarse todo eso a su casa, es una falta de respeto hacia el rugby. A mí el rugby y a todos nos da mucho, y creo que tengo una obligación de devolver. Creo que hay que transmitir las experiencias, no sólo a primer nivel, que lo hago en Sudamérica a nivel de selecciones y clubes. Todos lo necesitan. No puedo estar en todos lados. Pero, ¿por qué estoy en Universitario? Porque me llamó uno, me preguntó y dije que sí. Y acepto en la medida que el club tenga lo que tiene Universitario: buena gente, voluntad, ganas de aprender y hacer cosas. A partir de eso, se logra todo.

“Le dije que sí a Uni, porque si me llevara la experiencia a casa sería una falta de respeto al rugby. Todos tenemos la obligación de devolverle algo a este deporte”

-Universitario con tu presencia busca dar un salto indiscutido de calidad, ¿qué se trabajó en este inicio de gestión sobre estructura, línea de juego, etc.?

-Yo digo que para aplicar cualquier sistema de juego, primero tenés que hacer las cosas simples bien. Si erraste un tackle, no falló el sistema defensivo. Falló el tackle. Si tiraste un pase mal, no falló el sistema de ataque. Falló el pase. Lo que vemos en el club, y en tantos otros, es que se da mucha importancia a sistemas de juego y no a la acción individual y la destreza. Ningún sistema de juego va a funcionar si el jugador no tiene el desarrollo de la destreza para después aplicarlo. El diagnóstico fue rápido, estamos trabajando enfocados. Uni me dijo que quiere hacer un click, y para eso primero tenemos que aprender a caminar. Si queremos correr, primero tenemos que aprender a caminar. Empezar desde abajo, tratar de mejorar a los chicos que están en el plantel superior, pero mucho, mucho foco en los juveniles. Para que la realidad que hoy vive y tiene en cuanto a la calidad de destrezas desarrolladas en el PS, cada vez sea mejor y dentro de 4 o 5 años la realidad sea distinta.

-Justamente, es un trabajo que deberá ser paciente y llevará unos años…

-Lo primero que les dije es ´si ustedes me llaman para ganar el sábado, búsquense a otro´. Yo trabajo sobre proyectos. Creo en los proyectos con objetivos a mediano y largo plazo. Este es un proyecto del club donde yo asesoro y a distancia. Lo presencial mío es eventual, y trabajo a distancia con los entrenadores. La idea es que la gente del club trabaje, y luego yo mismo les enseño o les cuento y transmito mi experiencia. Pero los trabajos lo hacen ellos. La organización del entrenamiento es de ellos. Es enseñarles a trabajar para que luego lo pongan a la práctica. Y no que venga uno desde afuera y te haga todo. Es hacerlo crecer al club en sí mismo. No se va a lograr en dos meses o un año. Va a llevar tiempo pero lo van a lograr.

“En la mayoría de los clubes se da mucha importancia a sistemas de juego y no a la acción individual y la destreza. Ningún sistema de juego va a funcionar si el jugador no tiene el desarrollo de la destreza para después aplicarlo”.

-¿Cuál es el primer objetivo para Universitario, y cuándo regresarás al club?

-Lo primero es trabajar sobre los entrenadores desde lo técnico. Para que ellos puedan transmitir conceptos claros que puedan ayudar a los jugadores a mejorar. Y también desde la parte humana. Siempre digo que un entrenador está entrenando una persona, y lo que tiene que hacer es lograr mejorar esa persona, ayudarlas. Y también desde lo técnico. Hay chicos que juegan en juveniles al rugby que quizás nunca lleguen siquiera a la primera de su club, pero son parte importante del club. Nadie es más importante que otro porque sea mejor jugador. No le va a dar otra categoría. Pero si uno logra formar personas, es un gran objetivo. Y si los entrenadores mejoran, mejorarán los jugadores. La próxima visita será dentro de 45 días o 2 meses. También vendrán Emiliano Bergamaschi y Pablo Bouza que colaboran conmigo. Pero el contacto es permanente porque ellos me enviarán videos de los entrenamientos, y yo iré corrigiendo mediante videoconferencias. No es que hasta que yo vuelva no pasará nada. Será un control de gestión a distancia.

-Por último, ¿un mensaje para los chicos y todo  Universitario?

-Que con voluntad, ser buenas personas, todo lo que falte se aprende. No hay que tener miedo. Y lo que es importante es hacer un diagnóstico realista, porque un proyecto se arma a partir de la realidad de cada club. La realidad de Uni es muy distinta a la de SIC, o de un equipo de desarrollo. No importa. El objetivo es mejorar, tratar de tener una metodología de laburo, un sistema, y que podamos hacer las cosas realmente bien.

Entrevista y fotos: Francisco Giovanoni.

A %d blogueros les gusta esto: